Monday, January 28, 2008




¿Y si Benidorm estuviera hecho de Legos?
Hoy es lunes, día - como sabéis - para cruzar noticias.
Esos días celebramos un cumple algo inédito : el medio siglo de los Legos, ya sabéis, aquella maravillosa invención danesa para niños, chavales y adultos con mono de niñez (creo que una de las motivaciones que nos empuja a tener hijos es volver a jugar y a disfrutar como críos, un afán que luego disfrazamos con nombres bárbaros como "transmisión del patrimonio genético").
No sólo son los Legos un estupendo juego que permite combinar destreza con creatividad, sino que han sido una inagotable fuente de inspiración para arquitectos y urbanistas desde entonces. Si queréis un ejemplo que lo ilustre, basta con que os déis un paso - real o virtual - por el PAU de San Chinarro en el Norte de Madrid y comtempléis el edificio Mirador.
Luego me diréis si exagero y si no es cierto que el arquitecto fue de esos que se apasionaron por los juguetes daneses en su niñez y que a la hora de elegir una carrera optaron por una que les permitiese dedicarse profesionalmente a su afición.
Nada más enterarme de los 50 años de los Legos (gracias entre otras cosas al logo de Google hoy), leo en el País un relato sobre la maravillosa luna de miel que un poeta y una escritora pasaron en Benidorm en el año 1956 y no puedo evitar ver un vínculo subliminal entre esas dos informaciones.
" Tan pronto como divisé aquel pueblecito... después de una hora de viajar en autobús a través de montes desiertos de arena roja, huertos de olivos y matorrales, todo tan típico, y vi aquel mar azul centelleante, la limpia curva de sus playas, sus inmaculadas casas y calles -todo, con una pequeña y relumbrante ciudad de ensueño-, sentí instintivamente, igual que Ted, que ése era nuestro lugar ", escribió Silvia Plath en 1956, es decir dos años antes de la invención del Lego y sólo un año antes de que el gobierno franquista aprobase el Plan General que iría a cambiarle radicalmente el skyline al municipio alicantino.
Y cuando vemos los resultados hoy día, cuando vemos hasta qué punto Benidorm fue pionera en el concepto de líneas de playa, cabe imaginar que su desarrollo fue paralelo al de los Legos.
Si Benidorm es entonces un enorme juego de construcción a cielo abierto, ¿por qué no nos atrevemos a desmontarlo y a reconstruirlo? Pero ¿dónde vamos a reconstruir Benidomr? ¿Tierra adentro? Pues ¿no está la sierra? ¿Utilizando el litoral entonces? Pero ¿el Levante alicantino no está plagado de ladrillos y hormigón de Norte a Sur?
Propongo que desmontemos Benidorm y lo construyamos pieza a pieza en el desierto de los Monegros. Allí mismo donde pretenden construirnos el Las Vegas europeo ...
Ay, se me olvidaba. Silvia Plath se suicidó en 1963 en Londres. Tenía 30 años. No quiero ver el menor vínculo entre su muerte prematura y el despertar arquitectónico del "Manhattan español" ...
Happy birthday mister Lego !

4 comments:

Fernando said...

khgfdgfshgrjtiuygvkjb

avisa cuando subas a un escenario...

Sakena said...

Claro que sí, te avisaré.

no-no said...

Entiendo ahora que te gusten los juguetes suecos.
Muy buen artículi, mdmsll sakenna.)

Sakena said...

¿Juguetes suecos?

¿Cuáles?