Thursday, December 14, 2006




LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA

No sé si algunos de vosotros todavía se acuerdan del telediario que acaban de ver pero parece que hoy se debate en el congreso el proyecto de ley de memoria histórica en un clima general bastante tormentoso y que suscita alguna que otra enmienda tanto de parte del PP como de ERC.

"Recordar es volver a abrir las heridas" alegan los del PP en contra de esta ley, omitiendo a lo mejor que olvidar es dejar la puerta entrabierta al revisionismo en serie (como lo explicaba hace unos meses en mi antiguo blog) y dejar también que los recuerdos se vuelvan tan blandos como los relojes de la persistencia de la memoria, el famoso cuadro de Dalí, componiendo entonces un amasijo de memoria impersistente, un puré de neuronas vacías.

Memoria impersistente, inconsistente ...

Imaginad a continuación el diálogo siguiente que podría desarrollarse en cualquier bar de barrio a la hora del café. Hablan los personajes A y B, siendo A por lo visto un defensor de la memoria histórica y B un ser más cercano al pez en cuanto a memoria geopolítica se refiere.

A : Israel acaba de declarar que autoriza los asesinatos selectivos de palestinos en caso de defensa propia, ¡vaya exclusiva! Por fin dan la cara y admiten a bombo y platillo lo que suelen hacer descaradamente desde hace años ... sin ir más lejos, acuérdate de la que montaron en Libán el verano pasado, ¡vaya barbaridad!

B : ¿En Iván?

A : ¡En Libán! Mira, nunca me cayó bien Sharon pero desde que está en coma, las cosas van de mal en peor allí.

B : ¿¡Sharon Stone!? ¿¡Está en coma!?

A : Que no, tonto, te estoy hablando de Ariel Sharon.

B : ¿Sharon Stone vende detergentes ahora?

A : Bueno, ni falta que hace hablarte de Sabra y Shatila ...

B : ¡Sabrina y Shakira! Me encantan! Sobre todo Shakira ... (se pone a cantar) Hips don't lie ...

A : ¿Sabes lo que te digo? Que si todos los militares tuvieran tan poca memoria como tú, el nieto de Pinochet no iba a echar leña al fuego hace dos días hablando durante el funeral de su abuelo de lo supuestamente valiente que había sido este a la hora de derrotar el marxismo. Te acuerdas de Pinochet ¿verdad?

B : ¿Pinocho? ¿Pocholo?

A : Ay, chiquillo, no sé qué hacer contigo. Me imagino que ni siquiera vale la pena preguntarte si sabes lo que es un dictador.

B : ¿Un tío que hace dictados?

A (suspiros) : Los hay de los dos bandos y podría hablarte también de Castro.

B : ¿De Castro? Me suena. Gonzalo de Castro, el Gonzalo de Siete Vidas.

A : A Castro, le queda medio telediario y ya es hora que se vaya. Y claro, la única forma que tiene de irse un tío como él es viajar al otro barrio. No habría dejado el poder ni muerto. Es que no se puede estar 47 años al mando de un país. Creo que la revolución cubana tiene fecha de caducidad.

B : La Cubana, claro, era la compañía de teatro de José Corbacho.

¿Es el personaje B el Neng de Castefa?

¿Es imprescindible la memoria histórica?

¿Más vale ser un pez que un elefante?

1 comment: