Monday, October 20, 2008



DISCOTECA SOSTENIBLE EN HOLANDA

En el país donde es muchísimo más fácil comprarse un space cake que divisar una montaña (eso por una combinación de tolerancia en cuanto a drogas blandas y de un relieve harto plano), el concepto de sostenibilidad ha llegado a las mismísimas discotecas.

Hace poco se ha inaugurado en Rotterdam un club - el club Watt - donde los movimientos de los bailadores producen energía. Vale, no tanto como una central nuclear, pero por algo se empieza y habría que extender el principio a los clubes del mundo entero porque los que somos bailongos llevamos tiempo pensando en algo parecido ¿verdad?

Y eso es una gran oportunidad para España, país en eterna dependencia energética donde se baila a toda pastilla cada finde. Por otra parte el paro está creciendo en nuestros pagos, ¿qué esperamos entonces para crear puestos de trabajo cuyos requisitos sean los siguientes?

Se busca: persona capaz de bailar de sol a sol para generar energía eléctrica.

Requisitos: ganas de marcha, sentido del ritmo. Experiencia no imprescindible aunque se valorará experiencia previa en dance floors, guateques y free partys.

Se ofrece sueldo mileurista, dietas (proteínas que hacen falta) y música ecléctica.

Formación a cargo del Neng de Castefa (o de lo que queda de él).

¡No se confundan! Eso no es un casting para "mira quién baila".

Entonces oiremos díalogos como éste por ahí:

- Ay mujer, ¡qué ojeras tienes! ¿Toda la semana de marcha o qué?

- Calla. No pego ojo últimamente por culpa de Bakalight, la compañía que se sustenta por los bailadores incansables de tecno.

- No me digas que te han contratado...

- Soy yo quien les he contratado a ellos, como suministradores. Y fatal...

- ¿Cómo que fatal? Si me han dicho que eran los mejores... ¿Tienes cortes de luz?

- ¿¡Cortes de luz!? ¡Ojalá los tuviera! ¿Si funciona Bakalight? ¡Funciona de puta madre! Por más que apagues la luz se vuelve a encender sola, una y otra vez, una y otra vez. No consigo dormir con la luz encendida y lo de la luz es lo de menos porque fíjate que los electrodomésticos también van a lo suyo. Intento dormir con la tele y la música puestas, con el aspirador y el secador que salen solos de los armarios. Y la lavadora quiere hacer todas las coladas que no hacen falta, eso sin hablar de la batidora que da más vueltas que la cabeza de la niña del Exorcista. Un infierno, mujer, un verdadero infierno, eso es lo que estoy viviendo.

- Bueno, tú y yo tendríamos que encontrar el término justo, porque a mí me pasa lo contrario y casi vivo en la prehistoria. He vuelto a alumbrarme con velas, hago la colada a mano y creo que la única cadena de radio que capto en casa es Radio Talibán, pues no oigo nada, absolutamente nada de música por más que intenté cambiar de canal...

- Uy, ¿qué te pasa?

- Me pasa que los de UGT me comieron el coco para que contratara una potencia baja y no me aprovechara de la energía física de unos bailadores esclavizados. Y los de Greenpeace me echaron toda una charla sobre el calentamiento global. Y yo, como una tonta, les hice caso a todos y me hice de "Chill Out Company"...

Dedico este post a Rubén y Javier que saben organizar fiestas donde se generan mucha ¡¡ENERGÍA!!

8 comments:

JPo said...

Estan bien estas discotecas, pero solo si eres creyente de la nueva religión: El Cambio Climático!

Los ateos, sin embargo, pueden ir a cualquier discoteca que les quede cerca...

Sakena said...

Jeje, me gusta eso de la nueva religión. Ecofundamentalistas.

Aún así me gusta la idea. Mira si bailas bien ¿no es cierto que destruyes menos el paisaje que una eólica?

Yo digo que sí a la energía limpia y bailonga!

pre-textos said...

yo viendo bailar a según que especimenes humanos lo que hago es contribuir al calentamiento global...

Soy un impío medioambiental.

MEA CULPA MATER GAIA

Sakena said...

prete, ¿puedes explicarme cómo?

Impío medioambiental y nihilista militante, ¡qué de cosas eres!
No cambies, por lo menos hasta el sábado!!

pre-textos said...

Me voy calentando... Como al enfadarase pero en distinto

Ahora imaginaba despertarme el sábado siendo mitad hombre mitad plato de espaguetti ... La metamorfosis de prete...

Que op-art la cosa

JPo said...

Soy "ecofundamentalista": viajaría hasta Holanda en avión solo para bailar en una disco. Despues, para sentirme menos culpable, o menos idiota, exigiría rollito reciclable y cañerías transparentes...

Envidio a mis amigos ateos (no creyentes en el Cambio Climático), a ellos les basta con desplazarse andando o en vehiculito, aún disfrutan con sonidos acusticos y bailan para bailar, no para justificar su mala conciencia planetaria...

Sakena said...

Prete, no pasa nada: si te transformas en mitad hombre mitad espaguetí, me convertiré enseguida a una de mis religiones preferidas: el pastafarismo. (remember ?).

Jpo, buen análisis. ¿No crees que el reciclaje de energía humana podría tener un efecto retroactivo?
O sea, que nos quitan el bailado y nos quedamos a dos velas...

pre-textos said...

me remember me remember!
Tampoco vos,laidi, se os ocurra cambiar