Tuesday, April 22, 2008






WIKICRIMES VS WIKIPOLVOS

El protagonismo del internauta básico aumenta cada día. Lo último en cuanto a interactividad y añadidura de contenidos se llama wikicrimes y tal como lo dice el nombre, permite a cualquiera seguir practícamente a ojos vistas la evolución de la tasa de crímenes en las zonas conflictivas.

La idea viene de Brasil, claro, no iba a venir de Islandia, país donde el delito más frecuente consiste en no cederle el paso a un duende en un paso de cebra. Sí, amigos, la inmensa mayoría de la población islandesa cree en los duendes, será por haber visto muchos videoclips de Björk.

Pero volvamos a la wikicrime. Pues tú, como ciudadado, puedes señalar el lugar donde se haya cometido un asalto, un ataque, cualquier acto de violencia, con tal que te registres en la web en cuestión y señales con una chincheta el lugar del suceso,

No hace falta alardear de alta clarividencia para imaginar las probables derivas de este sistema, pues de la incitación a la prudencia la cosa puede volverse máquina para fomentar el pánico o bien una herramienta de marketing.

¿Tienes una empresa de alarmas y quieres incrementar tus ventas? Chupado, pon un mogollón de chinchetas en tu zona y en nada de tiempo ya verás, venderás alarmas como churros. Y si quieres que cunda el pánico en tu barrio porque sí, pincha, pincha, pincha!!

Utilización deshonesta aparte, cruzo esta noticia con una famosa frase de Fernando Trueba, el cual describe EEUU como un país donde es más fácil comprarse un arma que echar un polvo. Entonces si no es nada difícil pinchar chinchetas del crimen en un mapa de EEUU, sería en cambio más complicado detectar polvos.

Les propongo - ya que es primavera - a los norteamericanos que lancen un "wikipolvo" para registrar los coitos y demás actos sexuales (remember, la sexólogo Levinski nos enseñó que el blowjob no es sexo) en el mapa de su extenso país.

Cada vez que un internauta tenga constancia de que sus vecinos, amigos, padres, hijos o bien él/ella mism@ hayan cometido un acto sexual, tiene que pinchar algo en el mapa para señalar el milagroso acto.

¿Qué puede pinchar? Condones si es cuerdo y adepto de la contracepción y de la prevención de EST. Corazones si es cursí y/o políticamente correcto. Penes y/o vaginas si le gusta ser explícito. Alguna mascota si sospecha que se han cometido actos zoofílicos en su barrio. No valen las muñecas hinchables ni los consoladores ya que tienen que ser actos sexuales entre seres vivos.

Y claro, una vez hayan identificado las zonas donde más polvos se echen, podrán vender aquellas como lugares interesantes para el turismo sexual.

Y como las modas no tardan en cruzar el charco, la moda llegará a Europa y a nuestra península. Entonces sabremos si es cierto que el País Vasco es un sitio donde es más facil encontrar goma 2 que echar un kiki.

Mientras tanto y a modo de limpieza primaveral, abriremos los cajones en busca de armas escondidas. Ay, perdona, quería decir de condones caducados.

2 comments:

anton said...

Qué pena
Un beso desde aquí.

Sakena said...

Ya ves Anton, vuelvo a mi tema de predilección : los micropisos caducados ...
Me encanta la foto que has puesto, besos desde Mad